Horizontes medicina Espacial

Ciudad de México 15 de mayo de 2017.

Impulsar la aplicación y el desarrollo de la investigación científica y tecnológica de la medicina espacial y las ciencias biológicas espaciales fue el objetivo del Cuarto Foro “Hacia nuevos horizontes de la medicina”, encuentro celebrado recientemente en instalaciones de la Universidad Anáhuac, campus norte.

El foro abordó los retos y oportunidades que conlleva el estudio de la medicina fuera de la Tierra y estuvo organizado en colaboración entre la Agencia Espacial Mexicana (AEM), la Academia Nacional de Medicina (ANM), la Academia Mexicana de Cirugía (AMC), la Sociedad Mexicana de Medicina del Espacio y Microgravedad (Sommem) y la propia Universidad Anáhuac.

Los doctores Raúl Carrillo Esper, presidente de la Sommem, y Jesús Tapia Jurado, presidente de la AMC, expusieron los problemas de salud que se presentan en los astronautas al realizar misiones fuera de la Tierra, pues a pesar de ser personas que gozan de buena salud gracias al sometimiento a estrictos entrenamientos, la vida en condiciones de microgravedad es algo a lo que el cuerpo humano no está adaptado.

Entre los problemas médicos que se presentan al estar en el espacio exterior, se encuentran: traumas menores, quemaduras, reducción de masa muscular, problemas del ritmo cardiaco, enfermedades respiratorias, dolores de espalda, cefalea, exposición a radiación y colapso emocional originado por pasar grandes periodos de tiempo fuera de la Tierra, por mencionar algunos.

Tapia Jurado señaló que actualmente la medicina espacial trabaja en perfeccionar procedimientos, crear medicamentos, dispositivos y estrategias para poder mitigar los riesgos a los que se enfrenta el cuerpo humano cuando sale fuera del planeta para realizar un viaje, ya sea orbitando la Tierra o a una distancia más grande, como la futura misión a Marte en el año 2030.

Enrique Soto Eguibar, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), habló sobre las aplicaciones de la tecnología espacial en la salud. Explicó algunos fenómenos que se han observado en investigaciones médicas realizadas en ambientes de microgravedad. Las proteínas, por ejemplo, en bioquímica se ha visto que cambian su plegamiento cuando se encuentran en ingravidez, resultando en mejores vacunas y fármacos; en microbiología, los virus y bacterias incrementan su virulencia en el espacio; en radiación, se está trabajando en el diseño de sistemas para proteger el cuerpo de las radiaciones cósmicas.

Destacó en el evento la participación del secretario administrativo del Fondo Sectorial de Investigación en Salud y Seguridad Social, Rodolfo Cano Jiménez, quien expresó que como cooperación transversal entre sectores del gobierno federal serán presentadas propuestas de implementación de financiamiento de un primer proyecto de medicina espacial en nuestro país.

 

Con información de la Agencia Informativa Conacyt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *