Biomédicos buscan tratamientos alternativos para la menopausia

La mitocondria, considerada como la central energética de la célula, es el blanco de terapias hormonales para tratar la menopausia, señaló la doctora Carolina Álvarez Delgado.

La especialista del Departamento de Innovación Biomédica del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada recordó que la menopausia es la etapa en que disminuye la producción de estrógenos en las mujeres.

Explicó que los estrógenos son un grupo de hormonas relacionadas con el adecuado funcionamiento de la mitocondria, lo que ha motivado el diseño de terapias basadas en la ingesta de hormonas para revertir los efectos de la menopausia.

Sin embargo, destacó que estas hormonas pueden desencadenar efectos opuestos que repercuten en toda la célula, por lo que los científicos trabajan para lograr que los tratamientos para la menopausia vayan dirigidos únicamente a la mitocondria.

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt refirió que por ello desde ese Centro de Investigación se trabaja en la caracterización de receptores estrógenos mitocondriales que permitan el diseño de tratamientos dirigidos.

“El estrógeno más común es el estradiol. Estas hormonas, para tener su efecto en el cuerpo, necesitan actuar a través de unas proteínas que son los receptores, entonces la hormona lleva el mensaje, el receptor recibe el mensaje e inicia una cascada de señalizaciones celulares para tener un efecto que puede hacer que la célula crezca y prolifere”, detalló.

Sostuvo que problemas como diabetes, Alzhaimer y otros padecimientos neurodegenerativos, cardiacos y musculares, se pueden considerar enfermedades mitocondriales secundarias, por lo tanto podrían recibir tratamientos dirigidos para restaurar la función mitocondrial y, en consecuencia, tener un efecto reparador sobre los síntomas de la enfermedad.

A dos años de haber iniciado la investigación, la doctora Carolina Álvarez confesó que el siguiente paso planteado será conocer la forma en que las proteínas se introducen a la mitocondria.

 

Vía Notimex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *