Proteínas artificiales para aplicaciones biomédicas.

 

“Diseñan proteínas artificiales por computadora para nuevas aplicaciones biomédicas y -tecnológicas.”

 

El pasado 13 de enero la revista “Science” publicó el estudio realizado por Enrique Marcos (del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona) en conjunto con Investigadores de la Universidad de Washinton (Seattle, E.E.U.U.), en el que muestran como han descifrado cómo las proteínas forman estructuras para sus funciones, lo que les permitirá diseñar proteínas artificiales por computadora para nuevas aplicaciones biomédicas y tecnológicas.

Han descubierto las reglas clave que rigen cómo las proteínas forman estructuras con cavidades, parecidas a bolsillos, que son básicas para muchas funciones.

A partir de éste descubrimiento se podrán diseñar proteínas desde cero que imiten las acciones de proteínas naturales, siendo completamente diferentes a cualquiera que se encuentre en la naturaleza, capaz de realizar funciones totalmente nuevas, sobre pasando las limitaciones que tienen las proteínas naturales de actuar sobre una molécula particular.

Marcos, ha afirmado que “esta nueva estrategia nos permitirá depender menos de las proteínas naturales y diseñar proteínas con potencialidad para desarrollar nuevas pruebas de diagnóstico y tratamientos, o para propósitos biotecnológicos, como catalizar reacciones para conseguir procesos industriales más eficientes”.

Mientras que El director del Instituto de Diseño de Proteínas de la Universidad de Washington, David Baker, ha apuntado que “este enfoque permitirá afinar el tamaño y la forma de estas cavidades o bolsillos para que las proteínas diseñadas a medida se puedan unir y actuar sobre una molécula específica, un proceso llamado ‘unión de ligando'”.

El equipo estudió las estructuras que se forman cuando cadenas dentro de la misma proteína se alinean una junto a otra para crear unas estructuras laminares, llamadas hojas.

En muchas proteínas naturales, estas hojas se doblan para formar cavidades que se unen a las moléculas diana implicadas en muchos procesos celulares.

Para desarrollar la nueva estrategia, los científicos identificaron las propiedades clave en la secuencia y orientación de los aminoácidos que determinan cómo las hojas se pliegan y se curvan.

Una vez identificadas estas características, los investigadores muestran que es posible diseñar por computadora estructuras de proteínas y producirlas experimentalmente con alta precisión.

Según Marcos, dichas proteínas forman cavidades con una variedad de formas y tamaños y además demuestran que son altamente estables y toleran altas temperaturas, lo que es esencial para la ingeniería de nuevas funciones

Vía: La Vanguardia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *