Primeras cirugías fetales para corregir columna bífida

La columna bífida es un defecto embrionario donde se da el cierre del tubo neural, lo que provoca que el tejido nervioso de la espina dorsal quede expuesto en la columna vertebral;  ocasionando discapacidad motora, hidrocefalia, daño neurológico, incontinencia urinaria y fecal y, en la mayoría de los casos, invalidez motora de ambas piernas y es un padecimiento frecuente en México al presentarse en 1 de cada 1000 embarazos, siendo 5 bebes los que naces por día con dicho padecimiento.

El feto presenta una protuberancia en la parte baja de columna que al chocar con el útero de la madre genera daños irreversibles.

Por lo que un grupo de especialistas de la Fundación de Medicina Fetal México A.C., siendo el doctor Rogelio Cruz Martínez, investigador asociado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el líder de investigación, realizaron la primer cirugía en el país para corregir el defecto de espina bífida.

El Dr. Cruz Martínez en conjunto con el equipo de especialistas e integrantes del equipo médico presentaron en conferencia de prensa el pasado 7 de marzo, los resultados de tres operaciones a fetos ( de los cuales dos ya nacieron y presentan adecuada movilidad, el tercero está por nacer). El costo de esta operación podría ascender a 500 mil pesos más gastos de terapia e internamiento, sin embargo, se realizarán de manera gratuita gracias a el campus Juriquilla de la UNAM, ubicado en Querétaro, fundaciones y la Secretaria de Salud del Estado de Querétaro.

En colaboración con la Secretaría de Salud de Querétaro, la UNAM, desde 2012 el equipo del doctor Cruz Martínez ha venido realizando intervenciones fetales en el Hospital de Especialidades del Niño y la Mujer del estado. Han realizado unas 400 cirugías para tratar desde el útero y antes del nacimiento a los pequeños a los que se les detectan enfermedades mortales.

Foto cortesía La Jornada

Pero en 2016, estos especialistas diseñaron el proyecto nacional de corrección intrauterina de espina bífida –enfermedad no mortal, pero incapacitante— utilizando los mismos criterios ya validados en centros de los Estados Unidos. El criterio para la selección de los bebés fue que presentaran defectos aislados, sin anomalía cromosómica o genética, y con afección por arriba de la primera vértebra sacara, hidrocefalia y malformación de Arnold Chiari II, para poderlos intervenir entre las 20 y 26 semanas de gestación.

La primera intervención la realizaron el 9 de diciembre del año pasado. Al equipo mexicano se sumaron tres especialistas en este tipo de operaciones procedentes de Chile. Se trató de la primera neurocirugía fetal para atender esta deformación embrionaria y fue un éxito.

Luego de la cirugía fetal, se realizó el seguimiento semanal en la Unidad de Investigación en Medicina y Cirugía Fetal del Hospital de Especialidades del Niño y la Mujer de Querétaro y se hizo una resonancia magnética fetal en la Unidad para tal efecto del Instituto de Neurobiología de la UNAM. Con ello se ha verificado la desaparición del mielomeningocele y de la hidrocefalia, así como la presencia de movimientos motores en ambas piernas.

El tercer caso se dio hace unas semanas, con una familia procedente del Distrito Federal. Se realizó la cirugía en útero y la gestación sigue (hasta ahora tiene 29 semanas de embarazo). Los padres y los especialistas están a la espera de que el bebé nazca para seguir los procedimientos.

Con información de La Jornada

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *